El Blog ha cambiado de nombre por eso puede que os de problemas para encontrarlo y los links estén rotos... pero espero que pronto esté todo de nuevo en la normalidad.

Seguidores

27 octubre 2014

Tuareg – Elena Garquin

Serie: Independiente
Editorial: Ediciones Pàmies / Phoebe
Fecha de publicación: 6 Octubre 2014
PVP: 17,95 €

El Sáhara, 1890.

Cuando Beatriz Ayala vuelve en sí, después de estar a punto de morir en el desierto, tiene una sola idea en la cabeza: regresar a su hogar en España, del que fue brutalmente arrancada para ser vendida como esclava.
Nada ni nadie va a impedírselo. Ni siquiera Tahir Abdul-Azim, el poderoso líder tuareg que la ha salvado de las garras de la muerte, tan atractivo e imponente que despierta en ella un fulgurante deseo imposible de dominar.

Pero él no parece opinar lo mismo. Tahir vive para su pueblo, y está dispuesto a cualquier sacrificio por él. Sobre todo si ese sacrificio incluye hacerse cargo de una hermosa y testaruda mujer por la que se siente irremediablemente atraído. Consciente de que pertenecen a mundos totalmente opuestos, pero dispuesto a vencer su carácter obstinado para convertirse en el amo de toda su pasión, la acepta como huésped. Iniciarán así una aventura, en un paraje asolado por las luchas internas de poder y los efectos devastadores de la colonización, donde Beatriz será capaz de sortear toda clase de peligros, excepto uno: resistirse al oscuro embrujo del hombre que la protegerá con su vida, irrumpiendo con fuerza en su corazón.

Crítica

Antes de empezar a hacer la crítica en sí, tengo que decir que nunca había leído un libro con esta temática, así que lo empecé un poco bastante a ciegas y con miedo a ver con qué me encontraba. Pero después de haberlo acabado tengo que decir que me ha picado la curiosidad y no descarto volver a leer con una temática similar, sobre todo al saber que posiblemente habrá segunda parte con uno de los secundarios de este primer libro.

Yo ya había leído el otro libro que esta autora tiene publicado, La heredera, y sabía que por lo  menos, su forma de contar la historia no iba a defraudarme. Me ha mantenido pegada al libro con cada página y dejando que a medida que se va leyendo la historia vayamos pensando y sacando nuestras conclusiones sobre algunos aspectos del mismo. Porque a pesar de que la historia central gira en torno a Beatriz y Tahir, sí que nos encontramos con dos tramas de misterio, leves, pero que te hacen ir leyendo con más atención a los pequeños detalles. Dentro de la forma de narrar que la autora ha utilizado, tengo que destacar la forma en la que desarrolla los diálogos. 

No he podido evitar sentirme extraña leyendo expresiones que serían más aptas para el tiempo moderno que para el 1800, aunque estemos a finales. No soy experta en historia ni en la forma en la que se expresaban entonces, pero bajo mi ignorancia, ver este lenguaje no ha sido algo que vea positivo. Sí que es cierto que con el carácter de Beatriz y la educación/civilización de Tahir pega que se expresen así, pero me sigue chirriando. A pesar de esto, que es algo totalmente personal, nos encontramos con una historia bien elaborada y en la que se deja ver los puntos de vista de ambos personajes. Considero que al libro le faltaron más hojas para explicar y dejar más detallada la parte donde Beatriz da el cambio definitivo. He echado en falta más detalle, más momentos de reflexión donde viésemos el avance de los pensamientos que llevaron a las decisiones finales. Y también, la parte que transcurre en España, he echado de menos que se hable más, que nos vaya sacando los detalles de cómo van las cosas, aunque desconozco si existirá en la mente de la autora alguna historia paralela a este libro.

Con los personajes tenemos el punto fuerte, porque hasta con los malos, llegamos a necesitarlos. Creo que en esta parte no hay mucho que decir negativamente puesto que todos los personajes me han gustado, no son personajes simples que no van más allá de lo que el estereotipo causa. Por ejemplo, en Tahir no tenemos al típico Taguir, como bien Beatriz señala de salvaje, incivilizado y demás calificativos, sino que tenemos a un hombre que a pesar de tener sus raíces muy arraigadas, tiene la capacidad de ver más allá. Con Beatriz estaríamos en el caso opuesto, una dama de la alta sociedad envuelta por salvajes, pero que esos salvajes son personas, incluso mejores que sus compatriotas, como bien se lo recuerda Tahir en una escena del libro. Todos los personajes tienen su por qué a lo largo del libro y la autora ha sabido captar esa esencia para ir dejándonos ver cómo la historia transcurre con ellos como mediadores.

La relación entre Beatriz y Tahir me ha parecido refrescante. El carácter de Beatriz es de estos que, a pesar de querer enfadarte con ella, llega un punto en que dejas todo atrás y sonríes, de ahí que Tahir acabe sucumbiendo a ella tantas veces. Ha sabido jugar con esos tiras y aflojas entre ellos para desarrollar la relación de cariño y, más tarde, amor entre ellos dos. Algo que me sorprendió, es la actitud de Beatriz cuando al fin da el paso para que Tahir la conozca más íntimamente. No lo critico, porque es un avance obvio en su relación, pero no puedo olvidar que ella viene de una sociedad muy recatada y que sea tan abierta cuando sucede su encuentro, no lo acabo de encajar. Más adelante, cuando ella deja salir este lado suyo sí que es algo natural, puesto que pasan los días (dos o tres meses si no recuerdo mal), aunque el libro lo relate más seguido.

Porque esta parte, donde Beatriz y Tahir se conocen más íntimamente se nos relata en varias escenas subidas de tono, que no dejarán indiferente al lector. Me gusta cómo la autora deja ver esa parte de la relación entre ellos sin que se nos sature y, sobre todo, con elegancia a la hora de relatar las relaciones sexuales.

De los secundarios que más aparecen, creo que me quedaría con Raissa, Nasirah y Obeid, porque a pesar de ser secundarios son personajes que hacen que Beatriz y Tahir tengan su historia más completa. Y otro secundario que aparece poco durante el libro, pero que es relevante es Yusuf que, a pesar de que habla poco, deja esa duda de qué ocultan esos ojos negros.

Como es costumbre para acabar, la nota que le doy a ese libro es de un 7,5. Yo lo recomiendo, porque es de lectura fácil, con una historia muy bonita y con esa parte picante que a todas nos gusta encontrar en las dosis adecuadas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario