El Blog ha cambiado de nombre por eso puede que os de problemas para encontrarlo y los links estén rotos... pero espero que pronto esté todo de nuevo en la normalidad.

Seguidores

19 enero 2015

Rosas sin espinas - Nora Roberts



Serie: 2º Cuatro bodas
Editorial: Penguin Random House / DeBolsillo
Fecha de publicación: 17 Noviembre 2011
PVP:8,95 €
Una gran historia romántica sobre la delgada línea que separa el amor de la amistad.

A los 11 años Emmaline soñaba con bailar un vals nupcial en un recóndito jardín a la luz de la Luna. Y es que de pequeña, Emma fue la más romántica y soñadora de sus amigas. Un romanticismo y unos sueños que ha volcado en sus dos pasiones: las flores y los hombres.

Por eso es la encargada de los arreglos florales de la empresa de bodas que comparte con tres amigas. Emma es una auténtica rompecorazones, y aunque el de ella sigue intacto, todavía no ha encontrado el hombre con quien bailar su vals.

Hasta que Jack, un amigo desde hace años, comete el error de besarla. ¿Podrá el amor cruzar la barrera de la amistad?

Crítica:

Continuamos con la serie Cuatro bodas, con este, su segundo libro, en el cual se nos relata la historia de Emma y Jack, como bien se deja entrever en el primer libro, Álbum de bodas. Con este libro tenía muchas esperanzas, los dos protagonistas me habían intrigado y quería saber cómo ambos se defendían ante su propia historia de amor.

En su predecesor, las personalidades, sobre todo la de Emma, se dejan entrever, con ella tenemos a la mujer romántica, que busca el ideal de amor perfecto, el romanticismo puro, y que en su propia historia, nos deja ver que el ideal que ella había soñado y fantaseado en sus sueños puede existir, pero que se debe luchar por él, aunque duela. Con Jack tenemos la parte frívola del amor y del matrimonio, no pude evitar asemejar su personalidad con Mac, en sus similitudes, que ya se vieron en Álbum de bodas.

En este libro, se podría decir, que disfrutamos de esa inocencia sabia, que no se deja engañar a la primera de cambio pero que nos deja esa parte de novedad, de ilusión en los aspectos de la vida. Emma es un personaje que hace ver las cosas desde otro punto de vista, más alegre, más feliz aunque las cosas no sean como deban, a pesar de saber lo que la vida nos dará. Su personaje no ha dejado de transmitirme esa emoción, sin olvidar su dolor al ver que el amor no es tan de color de rosa como ella creía. Sinceramente, lo pasé un poco mal cuando ella se desengaña y Jack acaba haciendo lo que tanto intentó evitar. No sé por qué, quizás dada su forma de ser, a Emma no podía dejar de verla como una mujer más joven que sus amigas, a la hora de hablar con ellas y desenvolverse durante el libro tuve que recordarme en varias ocasiones que ellas tienen la misma edad. No comento esto como algo negativo, sino como un apunte que me hace gracia y me hizo encariñarme más con ella.

En Jack encontramos al típico hombre masculino, que sabe tener los pies sobre la tierra y conoce a dónde le pueden llevar. Pero, a pesar de ser así, con Emma deja salir su parte más tontorrona y tiene unos detalles con ella que, sin darse cuenta, hacen que ambos terminen más hundidos en sus sentimientos que en lo que, al menos Jack, quería en un principio. Cuando ambos sufren, sufren por igual pero a su manera, la forma en la que Jack debe afrontar su error frente a Parker, Laurel y Mac, aunque me dejara dividida entre la lealtad de las amigas y el dolor de Jack, creo que fue uno de los puntos más fuertes del libro.

La narración, y más o menos la trama, continúan el hilo del primero. Volvemos a empaparnos de la parte de cómo funciona Votos, pero esta vez desde el punto de vista de Emma, todo el trabajo que hace y cómo trabaja para que todo salga a la perfección. Una parte que, a pesar de ser más técnica, al menos a mí no me ha hecho sentir forzada a leerla. He vuelto a reír en muchas de las escenas, la forma en la que Nora mezcla a las cuatro, sus cuatro personalidades, hace que tengamos muchos momentos de soltar una sonrisita por lo irónico y divertido de la situación.

He vuelto a sentir la necesidad de leer este libro del tirón, de no querer soltar la historia de Emma y Jack y de empaparme de sus emociones. Como ocurrió en el primero, hay varias escenas subidas de tono que nos dan el pie a que nuestra imaginación vuele, unas escenas no explícitas pero tan bien narradas que merece la pena no ver cada detalle de lo que ocurre entre ellos.

Seguiré con el 9 para dar una nota al libro, un libro a la altura del de Mac y Carter a pesar de que sus personajes sean completamente diferentes, pero con una historia igual de emocionante y adictiva que sus predecesores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada